martes, 18 de septiembre de 2012

I LOVE SPINNING

En realidad no era el turno para esta entrada, la próxima entrada en ocupar mi tiempo era un artículo sobre PESCA Y FOTOGRAFÍA, el cual ya estaba prácticamente acabado.



Pero a veces las cosas no pasan con la lógica que les pertoca y una repentina a la vez que emocionante jornada de spinning provoca que la presente entrada del blog, para mi placer y deleite, se me adelante.

Estrenaba caña, y con la ilusión de un adolescente con revista porno nueva, me decidí ir a desvirgarla (hay que ver lo guarrete que me estoy volviendo...). Quería un sitio especial, bonito que me delietara con capturas a la vez que con vistas sublimes. El sitio es tan especial, que no se puede ir a pié, hay que ir en barco, y eso hace que la zona esté poco quemada. Además, tenía cuentas pendientes con los moradores de esas rocas. Ya comenté en este blog que el año pasado una enorme criatura marina, sobre el mismo escenario en donde me encontraba en ese momento me arrebató la dignidad, y yo ahora estaba allí, con mi lanza dispuesto a comenzar una nueva lucha.

Llegué temprano por la mañana, a eso de las 7:30h ya le estaba dando que te pego a la caña. El mar estaba perfecto, mar de fondo que levantaba una más que notable espuma al impactar contra el roquedo, y en cada recogida que hacía del señuel, éste venia seguido por un séquito de peces varios commo obladas, sargos, serviolas y pequeños palometones. No daba crédito, sabía que la zona era excelente en cuanto a la variedad de especies marinas, pero eso era una orgía en toda regla.



La primera captura fué un digno sargo, siguiéndole unas cuantas obladas. Hay que ver estos peces cómo se alteran con el agua movida; luego con en mar en calma se hace prácticamente imposible atrapar uno. Será su voracidad, será la poca visibilidad,...?

Al poco rato de estar pescando recojo mi señuelo a un buen ritmo, un paseante azulado que me estaba deparando la mayoría de las capturas cuando se le acerca una gran sombra girs. No lo ataca, simplemente se le pone al lado i lo sigue de cerca. Me pongo de los nervios y me tiemblan hasta las pestañas ya que no sé que hacer, si bajar el ritmo, subirlo, mover la puntera de la caña para dar vida al artificial, y cuando todavía le estaba dando vueltas a la cabeza veo que el pez abre la boca y lo engulle. No fué un ataque espectacular como nos tienen acostumbrados los palometones. El gran pez, sabedor de su superioridad contra la pírrica presa, solo tuvo que hacer un movimiento de cabeza y abrir la boca con suavidad para quedar definitvamente atrapado.



Ahora comenzaba el reto, la aventura y lo difícil. Luchar el pez. Al momento intentó buscar refugio en unas rocas cercanas y muy elevadas del fondo y yo no lo podía evitar, bajo riesgo de apretar demasiado el carrete y que me partiera la línea, como me ocurrió otra vez. Ya notaba en la caña las vibraciones de la línia contra la roca, pero por suerte había puesto un bajo de línea más que fiable: un 0,40 de FLUOR-X, lo que me daba cierta tranquilidad.
Pero la cosa no podía seguir así, con el palomtón entre las rocas haciendo de las suyas acabaría por partirme el bajo. Así que decidí andar, andar y andar hacia el flanco izquierdo hasta tener al pez prácticamente paralelo a la costa, con la esperanza que la presión ejercida en la caña le obligara a salir hacia el lado por donde yo estaba. Funcionó, nada más salir del roquedo y con el pez ya con síntomas de cansancio lo alejé de las piedras. Entonces buscó la lejanía, la profundidad en donde buscaría apoyarse sobre su lateral para ejercer mayor resistencia al cobro, pero sus fuerzas ya no eran las de hacía quince minutos, así que poco a poco lo fuí acercando hasta tenerlo a mis pies.



 La altura de la zona de pesca dificultaba la tarea, suerte que por allí andaba Pau, afortunado habitante del islote que me ayudó a poner al escamudo en seco.



















Posteriormente salieron un par de obladas más y, para mi sorpresa, una vigorosa y valiente melva, la cual fué trabajada y cobrada por mi nuevo compañero y escudero Pau.



En resumen, jornada inolvidable y que quedará marcada para siempre en mi retina.

8 comentarios:

Jonathan dijo...

Enhorabuena por la jornada. Yo también quiero una de esas, ja, ja.

Un salduo.

Pep Torres Roig dijo...

Gracias Jonathan, la verdad es que la jornada fué muy interesante.

saludos

O.F.N.I. dijo...

Muy buena entrada,Pep.El relato de la picada del palometón impresionante.Enhorabuena por la pesquera,menudo estreno.
Un abrazo.
Luis

Pep Torres Roig dijo...

Gracias por el comentario Luis. La verdad es que no pude tener mejor estreno, y pasará tiempo en que disfrute tanto como esa vez.

un saludo

Toni Martinez dijo...

buena pesquera en una zona preciosa!! un saludo!

Anónimo dijo...

Sin animo de ofender a nadie, y primero dar la enorabuena por esas capturas, creo que cada vez quedan menos ejemplares de palometones, seria bueno que en los tamaños pequeños como el de la foto, fuesen soltados ya que llegan a tamaños increibles. En cuanto a la melva, si es posible, porque yo el primero, se que las melvas y los tunidos son dificiles de soltar, pero si se puede, captura y suelta siempre, desde los mas pequeños a los mas grandes, saludos!

Pep Torres Roig dijo...

Anónimo, gracias por el comentario. En particular más por las formas que por el comentario en sí, ya que defiendes tu filosofía de pesca con educación y clase. Y digo esto debido a que otras personas, también partidarias del captura y suelta, han dejado comentarios bastante ofensivos y que dicen mucho del tipo de personas que son. Se pueden decir las cosas, pero hay formas y formas...
Respeto tu postura y opinión, pero aunque veas una ristra de pescados muertos, los que solté (y fueron unos cuantos) no salen en la foto.
Gracias y un saludo.

Anónimo dijo...

Trucos pelucas carretes spinning

Hola ya se que es difícil encontrar una solución radical a los problemas en los lances en Spinning. Me refiero a que estamos lanzando constantemente ya que la pesca consiste en lanzar y recoger el señuelo. Bien, dos trucos el lío en el hilo llamado "peluca" sólo pasa en carretes de spinning no baitcast en baitcast se soluciona sabiendo lanzar y los líos se llaman nidos, nidos de pájaro.
En spinning, en rocas y playas que es mi caso suelo buscar los 100 m en lance ya sea alejándome de los peces para no ser visto o lanzando hacia adentro buscando mover el señuelo, hacer saltar una bombeta simulando pescado comiendo, etc.
En esta pesca siguen apareciendo los enredos, pelucas pero hay trucos el primero es bobina nueva y limpia ya que con líneas trenzadas y finas se engancha fácilmente el segundo es una vez hemos visto la peluca salir volando debemos dar el lance por malo y recoger despacio para no hacer fuerza y evitar que se cierren los nudos de la peluca que desliaremos a mano una vez recogida.
El hilo POWER PRO Spectra de 0,23 mm tiene una resistencia de 15 kilos, yo lo suelo utilizar en color gris claro o color verde y de momento las pelucas no son un problema y pesco con él en carretes de Spinning ya sean los crosscast, los 3000, los antiguos qd's, etc. Este diámetro de línea, no demasiado fino, corrige las pelucas ya que cuando hacemos fuerza en el lance el hilo se clava dentro de la bobina y se enreda en la bobina al lanzar, y los enredos se deslían mejor con estos diámetros que con los finos. Los crosscast bobinan en diagonal cruzando la línea en la bobina, restan lance pero mejoran los problemas de los líos. Los 3000, que es un tamaño de carrete, son los que aconsejan en acciones de lances de spinning, rápidos, ligeros, etc.